Los Juegos Olímpicos 2021, que se han celebrado en Tokio recientemente, también se han caracterizado por la innovación. Un país como Japón nunca deja de sorprendernos en cuanto a tecnología se refiere y la tecnología 3D ha tenido mucho protagonismo en esta ocasión.

Los casi 100 podios que se desplegaron en la ceremonia olímpica se realizaron en impresión 3D. Un total de 24 toneladas de desechos de plástico fueron utilizados para elaborar estas plataformas en las que los ganadores colgaban sus respectivas medallas.

El primer podio en 3D en la historia de los Juegos Olímpicos

Los 98 podios de los Juegos Olímpicos se realizaron con plástico reciclado. Concretamente, el propio Comité Olímpico Internacional (COI) junto con el fabricante Procter & Gamble se preocuparon de recolectar los plásticos que fueron encontrando en las diferentes escuelas, tiendas y oficinas para dar vida al Proyecto Podium.

Los expertos apuntan que el total de plástico reciclado serviría para ahorrar la energía suficiente que iluminaría una casa durante más de 100 años. Además, cada pieza reciclada ayudaba a reducir las emisiones de dióxido de carbono. No cabe la menor duda de que esta acción ha sido sumamente beneficiosa para el planeta.

Por lo tanto, el concepto de la sostenibilidad ha tenido un papel muy relevante en esta nueva edición de los Juegos Olímpicos 2021. Ha sido la mejor forma de demostrar a los deportistas y asistentes cómo se pueden reducir los desechos plásticos y contribuir a mejorar el medioambiente.

Esta iniciativa también contó con la participación del diseñador japonés Asao Tokoro, que pensó en todos los detalles para crear un logotipo que reflejase las tradiciones y valores de estos tradicionales Juegos Olímpicos 2021 de Tokio. Asimismo, diseñó el podio en color índigo que encarnaba el mensaje de la “diversidad e inclusión”.

Los deportistas también confían en la impresión 3D

Además del proyecto Podio también cabe resaltar la confianza manifestada por los atletas en la impresión 3D. Este es el caso de la medallista olímpica de tiro, Celine Goberville, que ha colaborado directamente con la empresa Athletics3D, que diseñó una empuñadura en 3D de pistola de aire comprimido para la deportista.

Para lograr el resultado final se tuvieron que imprimir diferentes diseños de esta empuñadura en una impresora 3D Zortrax M300 Dual. Este es uno de los modelos más avanzados que existen en el mercado hoy en día. La atleta probó la pistola en el Campeonato de Europa de Tiro, que poco antes se había celebrado en Croacia, para comprobar su efectividad en el entorno competitivo.

Esta competición le sirvió para mejorar el acabado de la misma. Finalmente, se logró uno mucho más suave gracias al sistema de preprocesamiento de la impresora que permitió pulimentar la superficie impresa con vapores de acetona.

En definitiva, los Juegos Olímpicos 2021 de Tokio han demostrado todas las posibilidades y ventajas de la impresión 3D y su usabilidad en el deporte. El país de la innovación tecnológica apostó por nuevas propuestas caracterizadas por una visión futurista donde prevalece el compromiso con el medioambiente.