Las noticias de impresión 3D se suceden sin parar en los últimos tiempos. Esto no es más que el reflejo de una tecnología imparable, que no para de evolucionar. Evolucionan las impresoras 3D, los materiales y, lo que es más importante, los usos que se dan a las impresoras 3D.

Lejos quedan ya las primeras noticias de impresoras 3D que nos mostraban unas máquinas enormes que, tras un largo y complejo proceso de impresión, conseguía hacer una pequeña pieza de plástico. 

En los primeros años de la impresión 3D, la tecnología tenía aún un estado embrionario, y los usos y resultados parecían escasos. Muchos no terminaban de encajar la importancia de este avance tecnológico.

Pero todo esto ha cambiado mucho: la tecnología 3D ha venido para quedarse y será una de las grandes protagonistas de una nueva revolución industrial que no ha hecho más que empezar. 

Ventajas actuales de la impresión 3D

Las impresoras 3D de 2020 están muy lejos de las impresoras de hace solo cuatro años. La tecnología no para de avanzar, hasta el punto de que muchas de las aplicaciones que ahora se pueden hacer con una impresora 3D no se podían concebir hace pocos años.

Las ventajas actuales de la impresión 3D se pueden resumir en tres grandes hitos:

  • Mejora de la calidad: la precisión de las máquinas de impresión 3D se ha multiplicado exponencialmente con cada nueva generación de maquinaria. Los objetos que se consiguen en diferentes sectores como la automoción, la joyería o la biomedicina, son equiparables en calidad a los que se obtendrían con procesos industriales tradicionales más complejos y costosos. 
  • Nuevos materiales: en los primeros tiempos, la impresión 3D solo utilizaba materiales plásticos. Solo se podían conseguir resultados basados en este tipo de materiales. Actualmente, la impresión con otros materiales diferentes como distintos tipos de metales, madera, arena, cemento o incluso alimentos, abre nuevos horizontes para el uso de las impresoras 3D.
  • Velocidad de impresión: las velocidades de impresión se han incrementado bastante con respecto a los primeros modelos de impresoras. Y se prevé que en los próximos años se consigan velocidades de impresión entre 50 y 100 veces superior a las actuales. 

Avances y desarrollo de las impresoras 3D

Actualmente, la impresión 3D está presente en industrias tan innovadoras e importantes como la industria del automóvil y la aviación. Los procesos de fabricación han cambiado. Y poder obtener piezas in situ sin tener que hacer los moldes previos, e incluso piezas únicas y personalizadas sin tener que hacer grandes tiradas, supone un gran avance para estas industrias. 

Por otro lado, el poder utilizar más de 250 materiales permite fabricar con impresoras 3D un amplio catálogo de objetos que hasta hace muy poco era inimaginable.

Como botón de muestra, los diferentes proyectos de construcción de viviendas —incluso de bloques completos de apartamentos— con gigantescas impresoras 3D que se han realizado en diferentes países. También, la impresión de alimentos 3D, que augura un nuevo terreno de innovaciones, esta vez en el ámbito gastronómico. 

El desarrollo de las impresoras 3D ha dado un salto cualitativo con los nuevos métodos de estereolitografía, que permiten imprimir 100 veces más rápido que las impresoras 3D tradicionales. 

Qué podemos esperar de la impresión 3D 

Si bien no está claro que la impresión 3D vaya a sustituir al resto de procesos industriales tradicionales, sí que podemos augurar que la impresión aditiva irá ganando cada vez más peso. Convivirán con las máquinas tradicionales, haciendo mejor aquellas partes de la fabricación para la que están más preparadas.  

La aceleración de la impresora 3D también es una oportunidad para relocalizar industrias a escalas más sostenibles que las actuales en territorios alejados de los grandes centros de producción, reduciendo los costes sociales y medioambientales que tienen las fábricas convencionales.